Parvovirus Canino

Parvovirus Canino

El parvovirus canino es actualmente la enfermedad más común en los cachorros de perro.
Es una enfermedad muy contagiosa que se caracteriza por diarrea con sangre causada por un patógeno llamado parvovirus canino de tipo 2 (PCV-2).

Actualmente las vacunas han ayudado a controlar la propagación
de esta enfermedad, pero a pesar de ser vacunados, los perros todavía
son infectados y muchos fallecen por la enfermedad. Hay mucho que no sabemos
sobre el virus o la mejor manera de controlar la enfermedad, pero estamos aprendiendo
nueva información todos los días. La desinformación sobre
la enfermedad, su propagación, y la vacunación es generalizada
tanto en los círculos de cría y veterinaria. Esperamos que con
una mejor, los propietarios de animales de compañía serán
capaces de tomar buenas decisiones en la cría que ayuden a prevenir y
reducir la propagación de esta enfermedad.


La Parvo ¿Cómo se propaga?
CPV-2 es conocido por sobrevivir en objetos inanimados – tales como ropa, alimentos
sartenes, por 5 meses y más tiempo en las condiciones adecuadas. Los
insectos y roedores también pueden servir como transmisores de la enfermedad.
Todos parvovirus son muy estables y resistentes a las influencias ambientales
adversas como pH bajo y alto calor. La exposición a la luz ultravioleta
y el hipoclorito de sodio (una dilución de 1:32 de lejía hogar
– ½ taza de blanqueador a 1 galón de agua) puede inactivar el
parvovirus. El período normal de incubación (tiempo desde la exposición
al virus de la época en que aparecen los signos de la enfermedad) es
de 7-14 días

Síntomas
Existe una amplia gama en cuanto a la severidad de los síntomas demostrado
por los perros que están infectados con el parvovirus. Muchos perros
adultos expuestos a los virus muestran muy pocos, o ningún síntoma.
La mayoría de los casos se observan en perros de menos de 6 meses de
edad, con los casos más graves visto en cachorros de menos de 12 semanas
de edad. También hay diferencias significativas en la respuesta a las
infecciones de CPV-2 y vacunas entre las distintas razas de perros, los Rottweilers,
Doberman Pinschers, y Labrador Retrievers suelen ser más susceptibles
que otras razas.
La forma más común de la enfermedad es la forma intestinal conocida
como enteritis. CPV-2 enteritis se caracteriza por vómitos diarrea, deshidratación,
heces oscuras o sangrientas, y, en casos graves, fiebre y disminución
de glóbulos blancos.. La enfermedad progresará muy rápidamente
y la muerte puede ocurrir tan pronto como dos días después de
la aparición de la enfermedad. La presencia de bacterias gram negativas,
parásitos, virus u otras puede empeorar la gravedad de la enfermedad
y de lenta recuperación del perro.

Diagnóstico
No todos los casos de diarrea sanguinolenta, con o sin vómitos son causados
por parvovirus y muchos enfermos que son cachorros se diagnostica como “Parvo”.
La única manera de saber si un perro tiene parvovirus es a través
de una prueba de diagnóstico positivo.

Tratamiento
El tratamiento del parvovirus es bastante sencillo y dirigido a la terapia de
apoyo. La sustitución de los líquidos perdidos a través
de los vómitos y la diarrea es probablemente lo más importante
del tratamiento. La administración intravenosa de una solución
equilibrada de electrolitos es preferido, pero en los casos menos graves, subcutánea
o fluidos orales pueden ser utilizados. El tratamiento con antibióticos
es por lo general la posibilidad de ayudar a controlar las infecciones bacterianas
secundarias. En los casos graves de vómitos, también puede ser
utilizado fármacos para frenarlo. Incluso con los mejores cuidados médicos,
la mortalidad de los animales infectados es muy elevada. Sin la cantidad correcta
de fluidos intravenosos debidamente equilibrada, la posibilidad de recuperación
en un animal gravemente afectado es muy pequeña.

La inmunidad y la vacunación
Si un cachorro se recupera de la infección por CPV-2, es inmune a la
reinfección, probablemente, y, posiblemente, para toda la vida. Además,
después de la recuperación, el virus no es derramada en las heces.
.
La vacunación no asegura la no infección pero aporta un alto nivel
de protección al cachorro.
Es MUY IMPORTANTE que el cachorro no salga de casa y esté en contacto
con otros animales ni directa ni indirectamente, como mínimo hasta que
tenga tres vacunas contra la parvo.

Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

También te interesará

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>